Qué ver en Fermoselle

Qué ver en Fermoselle: enamórate de los encantos de este pueblo

La geografía española esconde tantísimos lugares atractivos y con encanto que podríamos pasar una vida entera recorriéndola. Hoy os queremos hablar de un interesante municipio de Castilla y León que dispone de muchos puntos de interés para cualquier visitante: Fermoselle. Esta localidad de poco más de mil habitantes cuenta con un entorno que te permitirá disfrutar de un viaje completo. Si quieres saber qué ver en Fermoselle, vamos a explicarte todo lo que debes saber.

Dónde está Fermoselle

Como os decíamos, Fermoselle es un pueblo castellano leonés. Pero su ubicación es especialmente importante. Se encuentra en la provincia de Zamora y, en concreto, dentro del Parque Natural de Arribes del Duero, algo que como podréis imaginar le confiere un valor añadido excepcional que os explicaremos. Así, a las bondades del propio municipio se une un maravilloso contacto con la naturaleza y con el paisaje de la zona.

Otro dato importante es que está situada a más de 600 metros por encima del nivel del mar, algo que le ofrece unas características especiales. Y, además, su cercanía con Portugal le confiere al visitante otro motivo para alojarse en la zona, visitarla y dar el salto al país vecino cuando quiera.

Cómo llegar a Fermoselle

El atractivo turístico de Fermoselle favorece unas buenas comunicaciones, principalmente con la capital de provincia, la ciudad de Zamora. Desde allí puedes tomar un autobús directo y llegar al municipio en aproximadamente una hora. Otra opción muy interesante es el tren de cercanías, que tiene estación en el mismo municipio. En este sentido, podrás venir desde destinos más cercanos o bien desde capitales como Madrid. Si vas en coche, la principal ventaja es que puedes ir en vías rápidas como la A-11 o la A-66 hasta Zamora y desde allí tomar la CL-527 que te llevará en menos de una hora hasta Fermoselle.

Lugares imprescindibles que ver en Fermoselle


Llegamos al punto más esperado por los que queréis visitar esta preciosa localidad zamorana. Vamos a recorrer algunos de los lugares más interesantes que ver en Fermoselle y sus alrededores. No están todos, ni mucho menos, y siempre es recomendable pasar por la oficina de turismo del municipio para que te hagan recomendaciones de primera mano.

Un recorrido por la villa

El núcleo histórico de Fermoselle dispone de mucho encanto. Es recomendable perderse por sus calles e ir descubriendo lugares de interés. La calle Requejo puede ser una buena referencia, dado que recorre todo el pueblo, es su eje comercial y además abre paso a algunas de las plazas principales del municipio. Puedes pasar por la plaza de la Fontanica, que recibe este nombre porque era el lugar original donde los habitantes iban a buscar agua para sus casas.

Otro punto que debes observar y disfrutar es la Plaza del Ayuntamiento, punto de encuentro de los lugareños y visitantes y centro neurálgico de las fiestas de Fermoselle y las principales celebraciones a lo largo del año. Otras calles singulares son Nogal y Montón de Tierra, con muchos desniveles y suelos empedrados que recuerdan a épocas pasadas.


En el apartado monumental destaca la Iglesia de Santa Colomba, en la parte alta de Fermoselle. Es destacable por sus orígenes, del siglo XII, con un estilo románico reconocible. Allí se da culto al Cristo del Humilladero o Bendito Cristo, que se aloja en la iglesia desde 1913 y, en su caso, data del siglo X. Sin duda, es el elemento artístico más apreciado y con más valor de Fermoselle, con lo cual merece una visita.

Las mejores vistas desde los miradores de Fermoselle

La preciosidad del Parque Natural de Arribes del Duero se puede observar perfectamente desde Fermoselle, que además cuenta con varios miradores para atisbar el pueblo y todo su entorno natural. Así, no puedes ir a Fermoselle sin subir a alguno de los seis miradores de los que dispone.

El más popular es el Mirador de Torrejón, que tiene vistas directas a la villa y al paisaje de sus alrededores. Desde allí se pueden ver puntos interesantes del pueblo como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que si la visitas tendrás justo al lado del Ayuntamiento, en la Plaza Mayor. Es muy interesante para los visitantes saber que el mirador es totalmente accesible, también para sillas de ruedas o carritos de bebés.


El otro gran mirador de Fermoselle es el conocido como Mirador de las Escaleras. En este caso nos situamos ya a las afueras del municipio, a unos tres kilómetros de distancia. Para llegar es necesario pasar por la ermita de Santa Cruz y hacer una pequeña ruta hasta el mirador. La recompensa del camino vale la pena, sin duda, pues podremos observar un paisaje precioso del parque natural y el río Duero en todo su esplendor recorriendo los Arribes.


Todavía dispones de más opciones de ver el pueblo y la zona desde otras perspectivas en miradores como el del Castillo, el Terraplén, las Peñas o Los Barrancos.

Gastronomía castellanoleonesa en Fermoselle

No podemos obviar que uno de los alicientes de muchos viajeros es la gastronomía propia del lugar que visitan. Si piensas comer en Fermoselle, no tengas duda de que podrás probar algunas de las mejores recetas de la cocina castellanoleonesa, sin duda exquisita.
Uno de los platos típicos en el pueblo y la zona es el bacalao, que se come con asiduidad en los hogares de Fermoselle desde hace muchas décadas. 

Inicialmente, puede sorprender, pero la proximidad de Fermoselle con Portugal, una de las grandes cunas de este pescado, hace que sea fácil encontrar la mejor calidad también en los bares o restaurantes de la villa y sus alrededores. En este caso, la receta típica es el bacalao a la tranca, especialmente preparado con aceite y ajos.

Lógicamente, la carne es otro producto de gran calidad en Castilla y León. En la provincia de Zamora se cocina la ternera sayaguesa, raza autóctona en peligro de extinción que se encuentra en la comarca de Sayago, a la que pertenece Fermoselle.

También podemos destacar otro plato típico como el arroz a la zamorana, que como otros platos de antaño se hacía a modo de aprovechamiento de los restos del cocido, incorporando el arroz. La versión más contemporánea incluye sofrito de verduras, costillas de panceta y el arroz y el caldo de cocido para ofrecer un plato con puro sabor castellano.

Si aliñas cualquier plato típico de la zona con uno de los fantásticos vinos que se cosechan y elaboran en Fermoselle, tendrás la fórmula perfecta para pasar un buen mediodía o noche alrededor de la mesa.

Actividades que puedes hacer en Fermoselle

Unido a la visita de todo el territorio, Fermoselle y sus alrededores ofrecen una amplia variedad de actividades para sus visitantes. Una de las más destacadas es, como podéis imaginar, el Parque Natural de Arribes del Duero. Una visita interesante es la Casa del Parque, un Centro de Interpretación que cuenta con una visita guiada para conocer la inmensidad del parque, imposible de visitar completo. Allí te explicarán lo que debes conocer de este espacio natural protegido, su flora y fauna y toda su biodiversidad.

Y por debajo de toda esta naturaleza viva, las calles de Fermoselle esconden un sinfín de calles subterráneas que bien podrían ser una ciudad. Bajo los empedrados hay una gran variedad de bodegas que preparan los mejores vinos de la zona. De hecho, Fermoselle también es conocido como el pueblo de las 1000 bodegas. En su día, eso sí, los subterráneos del pueblo también fueron refugios y lugares de escape para muchos lugareños o personas de paso. Ahora, te proponemos que hagas una visita y cata en alguna de las bodegas de Fermoselle para conocer otro lado muy interesante de la villa y de la zona.

Y, si te animas con un plan más aventurero, el Duero te espera. Dispones de actividades en el agua como una ruta en canoa para ver desde dentro las maravillas del parque natural. Entre otros puntos, podrás recorrer los cañones, ver los saltos de agua o sentirte muy cerca de la fauna y flora.

El alojamiento durante tu visita a Fermoselle

Si tienes decidido visitar Fermoselle, dispones de una variedad de alojamientos atractivos para elegir a tu gusto. Te recomendamos que visites la página web del Ayuntamiento para observar los hoteles en Fermoselle y otros alojamientos que hay dentro de la misma villa. Además, también verás un listado de casas rurales y viviendas turísticas que te asegurarán dormir cerca de Fermoselle y del Parque Natural Arribes del Duero para despertarte, desayunar y empezar tus visitas y actividades del día.

Así es este rincón zamorano que ha enamorado a personajes ilustres como Miguel de Unamuno y a miles de viajeros que ya tienen a la villa en su recuerdo. Hay muchos lugares que ver en Fermoselle y en toda la comarca. Incluso puedes llegar hasta Portugal cruzando el Duero a poca distancia. Historia, cultura, tradición y naturaleza en un mismo lugar te esperan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *